+34 915 94 42 25 info@cirugialinfedema.es
Encabezado apartado diagnóstico de Linfedema

Diagnóstico

Diagnóstico del Linfedema

El diagnóstico del linfedema se realiza mediante:

  • Historia clínica: correlación temporal entre cirugía de ganglios linfáticos y aumento del tamaño de extremidad en el linfedema secundario. En el caso de linfedema primario, la existencia de familiares directos con linfedema ayuda al diagnóstico.
  • Exploración física: medición del perímetro de las extremidades, cicatrices previas, datos de infección, estado vascular, etc.
  • Linfoescintigrafía: obtención de imágenes radiológicas de los ganglios y vasos linfáticos mediante la inyección de un contraste. Los estudios científicos indican que esta prueba no ayuda a definir la severidad o grado del linfedema, sino únicamente determinar si existe o no una alteración del sistema linfático.
  • Verde de indocianina: se trata de un colorante que permite obtener imágenes de los vasos linfáticos mediante su inyección en la extremidad afectada. Dicho colorante puede verse en tiempo real circulando por el sistema linfático, mediante una cámara de frecuencia cercana a la infrarroja. El estudio con verde de indocianina permite conocer el estado del sistema linfático, además de ayudar a planificar la cirugía.

Grados de Linfedema

Según los síntomas, existen cuatros grados de linfedema:

  • Grado 0: también llamado estadio subclínico. El paciente refiere pesadez del brazo o la pierna, aunque no existe un aumento objetivo del diámetro del mismo.
  • Grado I: ‘hinchazón’ o acúmulo de líquido en la extremidad, que mejora con la elevación de la misma.
  • Grado II: aumento del diámetro de la extremidad constante. No mejora con la elevación.
  • Grado III: también llamado elefantiasis. Existe aumento muy importante del diámetro de la extremidad y cambios tróficos (gran deterioro) de la piel.

En cualquier estadio pueden aparecer procesos de celulitis (infección de la piel y el tejido subcutáneo), dolor, limitación del movimiento o engrosamiento de la piel en la extremidad afectada.

Si presenta alguno de estos síntomas, es recomendable que solicite una valoración por un experto en linfedema para planificar el tratamiento más adecuado.

Fotografía de ejemplo de linfedema de grado 2 en brazo derecho

Ejemplo de linfedema grado II en brazo derecho. Aumento del diámetro del brazo que no mejora con la elevación del mismo.