+34 915 94 42 25 info@cirugialinfedema.es

La prevención del linfedema, o la mejora de sus síntomas es posible. Si usted sufre de linfedema, o va a ser sometido a una cirugía de exéresis («eliminación») del sistema linfático, debe conocer ciertas medidas que pueden ayudar a limitar la enfermedad del linfedema:

Llevar una vida saludable es fundamental para la prevención del linfedema. Además, existen cirugías de prevención del linfedema que pueden ayudarle a disminuir el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN DEL LINFEDEMA: A continuación describimos una seria de de hábitos que permiten mejorar o incluso prevenir el linfedema:

  1. Cuidados de la piel.
    • Evitar traumatismos para reducir el riesgo de infección.
    • Mantener la piel limpia e hidratada.
    • Cuidar las uñas.
    • Fotoprotección.
    • En caso de signos de infección, acudir a su médico.
  2. Estilo de vida.
    • Realizar ejercicio de forma habitual.
    • Hacer descansos para permitir que la extremidad afecta se recupere.
    • Mantener el peso adecuado.
  3. Evitar la constricción en la extremidad afecta.
    • Evitar tomarse la tensión arterial en la extremidad afecta.
    • Usar ropa y joyas poco ajustadas.
    • Evitar carga bolsas o bolsos de peso.
  4. Prendas de compresión.
    • Usar prendas con la compresión adecuada.
    • Usar prendas de compresión durante los vuelos de avión y actividad extenuante.
    • No usar prendas de compresión en caso de heridas o problemas de vascularización.
  5. Temperaturas extremas.
    • Usar el sentido común a la hora de usar terapias con calor. Dejar dichas terapias en caso de aumento del edema en la extremidad.
    • Evitar la exposición prolongada al calor y humedad (por ejemplo saunas).
    • Evitar exposición a bajas temperaturas, ya que puede ir asociado con un efecto rebote.
  6. Otras prácticas.
    • Evitar estar tiempos prolongados sentados, de pie o cruzado de piernas.
    • Usar calzado adecuado.

CIRUGÍA DE PREVENCIÓN DE LINFEDEMA: En los últimos años se están llevando a cabo diferentes estudios basados en reconstruir el sistema linfático durante la misma intervención quirúrgica en la que se realiza la linfadenectomía. Dichas técnicas tienen como objetivo restituir el sistema linfático de forma inmediata, para evitar un posterior desarrollo del linfedema. La reconstrucción se realiza una vez finalizada la linfadenectomía, conectando los vasos linfáticos aferentes preservados durante la disección a venas próximas. De esta manera, el sistema linfático sigue “expulsando” la linfa en el sistema venoso. Según algunos estudios científicos, el riesgo de desarrollo de linfedema fue del 4% en una serie con un seguimiento de 4 años (comparado con un 25%-40% de linfedema en series históricas). Estas cirugía de reconstrucción se realizan cada vez más frecuentemente. Un equipo de cirujanos especializados en el tratamiento del linfedema, debe de valorar su caso, y determinar si estas técnicas quirúrgicas de reconstrucción inmediata del sistema linfático pudieran ayudarle.

En resumen, la prevención del linfedema es posible. Siga una vida saludable, y consulta a su rehabilitador y cirujano sobre posible medidas específicas para su caso. Puedes tener más información en nuestra página web y aquí.