Cáncer de mama y linfedema

La relación entre el cáncer de mama y linfedema es importante. Cuando una persona se somete a una cirugía de extirpación de ganglios linfáticos como parte del tratamiento del cáncer de mama, existe un riesgo considerable de desarrollar linfedema (el porcentaje es variable según estudios científicos). Los ganglios linfáticos son parte del sistema linfático, que lleva el liquido de la extremidad hacia las zonas más proximales del cuerpo. Al quitar ganglios linfáticos, dichos vasos se dañan y hacen que el sistema linfático de la extremidad deje de funcionar en algún porcentaje.

Linfedema y cáncer de mama. ¿Qué tratamiento existe para el linfedema?

Opciones de tratamiento

Como hemos comentado otras veces en este blog, existe diversos tratamientos posibles:

  1. Medidas conservadoras: drenaje linfático, prendas de compresión, etc. Te recomendamos visites a un fisioterapeuta especialista en linfedema.
  2. Tratamiento quirúrgico: tenemos cirugías que ayudan a mejora el linfedema. Además, algunas de ellas se pueden combinar con la reconstrucción mamaria.

La valoración de la reconstrucción mamaria, debe de hacerse en combinación con el tratamiento del linfedema. Existe la opción de coger tejido del abdomen (también llamado colgajo DIEP) unido a ganglios linfáticos de la ingle. Todo esto unido, se puede trasplantar a la zona del pecho quitado para reconstruir el sistema linfático y los ganglios de la axila, tal como representamos en la siguiente imagen:

Diagrama de ejemplo de linfedema asociado al cáncer de mama

Además, podemos combinar en una segunda cirugía, la técnica de anastomosis linfático venosas. Puedes leer más sobre esta cirugía aquí.

Si sospechas has sufrido cáncer de mama y has desarrollado un linfedema, acude a un especialista. Aunque el linfedema no puede curarse definitivamente con estas cirugías, sí existen tratamientos conservadores y quirúrgicos que pueden ayudar a disminuir las infecciones de la extremidad. Puedes obtener más información sobre el tratamiento del linfedema en nuestro post previo o nuestras publicaciones científicas. Puedes encontrar más información sobre el tratamiento quirúrgico del linfedema en nuestra página web. También puedes solicitar una cita en nuestra clínica Maldonado & Cristóbal.

Linfografia con verde de indocianina

La linfografia con verde de indocianina es una prueba que nos permite ver el sistema linfático en una extremidad. Consiste en introducir a nivel dérmico el verde de indocianina, una especie de colorante que va por el sistema linfático. Es una evaluación simple que se lleva a cabo en la consulta mediante la aplicación de una microinyección de verde indocianina en el brazo o la pierna. De esta manera, la tonalidad verde facilita la observación del proceso de transporte de la linfa en la extremidad sometida al tratamiento oncológico, permitiendo así hacer una comparación con la extremidad en buen estado. Dicha prueba dura aproximadamente 20-30 minutos, no es dolorosa y el paciente puede irse a casa inmediatamente después de concluir la prueba. La orina tendrá un color verdoso después de realizar dicha prueba (el colorante se expulsa por el riñón).

Mediante esta cámara podemos realizar la linfografia con verde de indocianina.

¿Cómo realizamos la prueba?

  1. Colocamos anestésico en crema sobre el sitio a inyectar.
  2. Inyectamos 0.1-0.2 cc de verde de indocianina en la piel.
  3. Mediante una cámara que capta dicho colorante, podemos observar el sistema linfático.

¿Que utilidad tiene esta prueba?

La infografía de verde de indocianina nos permite diagnosticar el linfedema. Además, podemos valorar el estadio del mismo, y da información sobre la posibilidad de realizar la cirugía de anastomosis linfático venosas. Si quieres saber más sobre esta cirugía, tiene más información aquí. También puedes ver información en nuestra cuenta de instagram (solemos poner posts semanales sobre linfedema).

Si sospechas que puedes sufrir de linfedema, acude a un especialista. Aunque el linfedema no puede curarse definitivamente con estas cirugías, sí existen tratamientos conservadores y quirúrgicos que pueden ayudar a disminuir las infecciones de la extremidad. Puedes obtener más información sobre el tratamiento del linfedema en nuestro post previo o nuestras publicaciones científicas. Puedes encontrar más información sobre el tratamiento quirúrgico del linfedema en nuestra página web. También puedes solicitar una cita en nuestro clínica Maldonado & Cristóbal.

Como tratar una infección si tengo linfedema

Es cierto que no todos las heridas, cortes o quemaduras que tengamos se convertirán automáticamente en una infección, pero es importante saber cómo actuar para prevenir complicaciones. Los pacientes con linfedema tienen que tener un cuidado «especial» con su extremidad, y este tipo de heridas deben ser tratadas adecuadamente. Aquí te explicamos qué hacer:

Las heridas en la pierna o brazo con linfedema deben de ser tratadas de forma estricta.
  • Lava la zona con agua y jabón para evitar que las bacterias se queden en la herida: después de una quemadura o un corte, bajo agua del grifo. Puedes aplicar jabón especialmente si la herida tiene restos de tierra o suciedad.
  • Aplica clorhexidina o betadine sobre la herida.
  • Cubre la herida con una gasa y un vendaje suave. Cambia el vendaje de forma diaria.
  • Mantén la herida limpia y seca. Se deben hacer curas diarias, y asegurarse que NO existen signos de infección.

¿Como sé si tengo una infección de la herida o la quemadura?

Las heridas o quemaduras infectadas suelen supurar (sale pus), están enrojecidas, duelen con la palpación. Además, el paciente puede tener fiebre y malestar general.

¿Qué hacer si tengo una infección en el brazo o la pierna con linfedema?

Es muy importante acudir a urgencias o pedir cita con el médico lo antes posible. Las infecciones en heridas o quemaduras con linfedema, deben ser tratadas con antibióticos, y ocasionalmente requieren ingreso hospitalario para mayor vigilancia. Es posible que realicen una analítica de sangre para ver los parámetros en sangre de infección (leucocitos, PCR, etc.).

¿Puedo operarme de linfedema si tengo infecciones en mi brazo o pierna?

Si existe una infección activa, NO debe ser intervenido de una cirugía de linfedema. La infección debe resolverse primero, antes de realizar la intervención quirúrgica. La cirugía de linfedema, cuando la infección no está activa, puede ayudar a mejorar futuras infecciones. Estudios científicos han demostrado que los pacientes pueden tener menor número de infecciones anuales cuando se someten a cirugías de linfedema. Por ello, los pacientes con infecciones recurrentes de la extremidad suelen ser candidatos a estas cirugías. Sin embargo, existen otros factores que deben ser estudiados por su cirujano antes de decidir someterse a esta cirugía.

Si sospechas que puedes sufrir de linfedema, acude a un especialista. Aunque el linfedema no puede curarse definitivamente con estas cirugías, sí existen tratamientos conservadores y quirúrgicos que pueden ayudar a disminuir las infecciones de la extremidad. Puedes obtener más información sobre el tratamiento del linfedema en nuestro post previo o nuestras publicaciones científicas. Puedes encontrar más información sobre el tratamiento quirúrgico del linfedema en nuestra página web. También puedes solicitar una cita en nuestro clínica Maldonado & Cristóbal.

Linfedema y lipedema: parecidos y diferencias

Muchos pacientes acuden a nuestra consulta con el diagnóstico de linfedema o lipedema, pensando que son la misma enfermedad. Aunque ambas patologías presentan un aumento del volumen de las extremidades, las causas y tratamientos son diferentes.

linfedema y lipedema. Dos enfermedades diferentes con nombres similares.

CARACTERÍSTICAS DEL LINFEDEMA:

  • Puede ser primario (de nacimiento) o secundario (debido generalmente a la exéresis de ganglios linfáticos).
  • Se produce por el acúmulo de líquido, que no puede ser drenado correctamente.
  • Suele ser en una única extremidad.
  • Los estadio leves, responden bien a la elevación.
  • La inicidencia familiar es baja.
  • No suele respetar los pies ni las manos.

CARACTERÍSTICAS DEL LIPEDEMA:

  • Se produce por acúmulo de grasa.
  • Suele casuar dolor.
  • Son frecuentes los maratones en las piernas
  • Suele ser bilateral (afecta a ambas piernas).
  • Suele respetar los pies.
  • Alta incidencia familiar.

Es importante resaltar, que el lipedema y linfedema pueden presentarse asociados. Por ello, es importante realizar pruebas diagnósticos antes de iniciar cualquier tratamiento quirúrgico. Los tratamiento además son diferentes. En el linfedema, es necesario empezar con un tratamiento conservador durante 6 meses. Cuando no existe mejoría pasado ese tiempo, se puede valorar la intervención quirúrgica. Puede obtener más información sobre el tratamiento quirúrgico del linfedema aquí. El tratamiento del lipedema es diferente. Aunque el dolor asociado puede mejorar con el tratamiento conservador, generalmente suele necesitarse un tratamiento quirúrgico. La liposucción, asociada a su posterior fisioterapia, ayuda a mejorar el dolor y el aspecto estético del lipedema. Puede obtener más información sobre este procedimiento aquí.

Si sospecha que puede sufrir de linfedema o lipedema, acuda a un especialista. Aunque ambas patologías no son enfermedades curable, sí existen tratamiento conservadores y quirúrgicos que pueden ayudarle en su día a día. Puede obtener más información sobre el tratamiento del linfedema en nuestro post previo o nuestras publicaciones científicas. Puede encontrar más información sobre el tratamiento quirúrgico del linfedema en nuestra página web.

Cómo reducir el riesgo de linfedema en las piernas

Muchos pacientes nos preguntan si es posible reducir el riesgo de linfedema en las piernas. Como ya hemos explicado anteriormente, existe el linfedema primario y secundario. Aunque no es posible predecir qué personas desarrollarán linfedema en las piernas, existen diferentes formas de intentar reducir el riesgo de aparición:

  • Cuidarse la piel: evitar cortes, rasguños, cuidarse las heridas. No camine sin zapatos.
  • No usar ropa ajustada.
  • Tenga precaución cuando viaje en avión. Muévase en vuelos largos. Haga ejercicios sencillos para los pies y los tobillos mientras esté sentado. Hacer ejercicio en el transcurso del vuelo ayudará con la circulación y el movimiento del fluido linfático. Pida un asiento que tenga espacio suficiente para las pierna.
  • Evitar temperaturas extremas: el calor y el frío extremos podrían causar que se acumulen fluidos en las piernas y que estas se hinchen. Evite meterse en jacuzzis y saunas, o limite el tiempo que pase en ellos.
  • Mantenga limpio y seco el espacio que hay entre los dedos de los pies para prevenir infecciones.
  • Trate de no ganar peso, ya que es un factor de riesgo de linfedema. Si tiene sobrepeso, trate de perder peso.
  • Mantenga al mínimo el consumo de sal. La sal puede causar hinchazón, lo cual podría saturar el sistema linfático.
  • No se ponga inyecciones ni se haga acupuntura en la pierna afectada.
  • Póngase crema hidratante con frecuencia para prevenir que la piel se seque y se irrite.
  • Evite cruzar las piernas lo más que pueda.
  • Póngase protector solar con un SPF de 30 o más para protegerse la piel de las quemaduras del sol.

Si sospecha que puede sufrir de linfedema, acuda a un especialista. Aunque el linfedema no es una enfermedad curable, sí existen tratamiento conservadores y quirúrgicos que pueden ayudarle en su día a día. Puede obtener más información sobre el tratamiento del linfedema en nuestro post previo, y específicamente sobre el tratamiento quirúrgico del linfedema en nuestra página web.

Equipo multidisciplinar y linfedema

Publicación cientifica sobre la importancia del equipo multidisciplinar en el tratamiento del linfedema

El Dr. Andrés A. Maldonado y la Dra. Lara Cristóbal acaban de publicar el artículo científico titulado: «Abordaje multidisciplinar en el paciente con linfedema: de la rehabilitación a la microcirugía» en la revista Rehabilitación. Dicho articulo científico está centrado en la importancia del equipo multidisciplinar en el tratamiento del linfedema. Puede ser descargado desde pubmed en el siguiente enlace: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34538653/

Aunque dicho artículo está centrado en algoritmos de trabajo para profesionales de la salud, resumimos a continuación los cuatro conceptos más importantes de dicha publicación:

  • El tratamiento del linfedema requiere de un equipo multidisciplinar.
  • Dicho equipo tiene que estar formado, al menos, por tres grupos de profesionales:
    • 1. Rehabilitadores y fisioterapeutas: son los encargados del tratamiento conservador del linfedema. El drenaje linfático, las medias de compresión, o la compresión neumática debe iniciarse lo antes posible, y mantenerse de por vida (o hasta que se resuelva el linfedema).
    • 2. Radiólogos y nucleares: las pruebas diagnósticas permiten diagnosticar y evaluar el grado del linfedema. Pacientes con un linfedema secundario suelen requerir menos pruebas diagnósticas, debido a que el diagnóstico se puede establecer a partir de la historia clínica.
    • 3. Cirujanos plásticos especialistas en linfedema: realizan los tratamiento quirúrgicos del linfedema.
  • El tratamiento conservador (drenaje linfático, medias de compresión, etc) es el tratamiento inicial y el principal.
  • El tratamiento quirúrgico del linfedema (anastomosis linfático venosas y transferencia de ganglios linfáticos) puede mejorar muy significativamente la calidad de vida de los pacientes con linfedema.
  • Los mejores resultados de la cirugía de linfedema se producen en fases tempranas, cuando el sistema linfático tiene una función parcial.

En el siguiente esquema, resumimos como debe de realizarse dicho tratamiento multidisciplinar:

Puede obtener más información sobre el tratamiento del linfedema en nuestro post previo, y específicamente sobre el tratamiento quirúrgico del linfedema en nuestra página web.